Etiquetas

, , , , ,

En reunión con el inventor, una vez te ha descrito su invento, es muy común escuchar la frase “no existe nada igual a esto”, o “no hay nada en el mercado que se parezca”, o similar. ¿Hasta qué punto estás seguro? No dudamos de la sinceridad del inventor, ya que si ha decidido gastarse el dinero en patentar es porque piensa que no hay nada igual, pero ¿cómo podemos hacer una búsqueda que nos garantice que de verdad el invento es novedoso?

También puede darse el caso de que se patente algo completamente novedoso, pero que para su comercialización necesite de la licencia de otra patente anterior (recordad a Edison, que tuvo que pagar un montón de dinero por licencias para poder comercializar sus bombillas, ya que la patente de la bombilla original no era suya). Una buena búsqueda también nos advertirá de estos aspectos.

Así, una búsqueda en condiciones ha de ser capaz de situar la tecnología de la patente en su punto exacto dentro del estado de la técnica para que nos permita conocer con la mayor aproximación posible el valor real de nuestra patente.

Ejemplo: Patentamos tras ardua investigación la máquina de pelar gambas. Además de tener que saber si existe algo parecido en el estado de la técnica, necesitamos conocer si los elementos que componen la máquina están sujetos a patente. Podría ser que las cuchillas que pelan las gambas deban ser de un tipo muy específico que se patentó hace 5 años y a cuyo titular tendremos que pagar licencias si queremos comercializar nuestra máquina.

2014.06.30_consulta expediente

¿Dónde buscar? Pues las Oficinas de Patentes suelen distinguir entre dos fuentes principales: literatura patente (todo lo que ha pasado por una Oficina de Patentes) y literatura no patente (revistas u otras publicaciones científicas, manuales, libros de instrucciones, etc.).

Lógicamente, la búsqueda dentro de la literatura patente tenderá a ser más productiva a la hora de hallar información, ya que la mayoría de investigaciones científicas que se realizan acaban en una o varias solicitudes de patentes. Además, desde Internet se accede a millones de documentos de las distintas Oficinas, y los documentos tienen una estructura muy similar en todo el mundo (lo que te permite que incluso aunque esté escrito en chino y no haya disponible traducción, puedas observar los dibujos y hacerte una idea de si te afecta el documento o no).

Por otro lado, las patentes también dan pistas de hacia dónde se orientan los esfuerzos de los investigadores, qué problemas son los que dan lugar a más propuestas de soluciones. Una vista del estado de la técnica de un sector concreto nos permite saber qué empresa logra más resultados en investigación, qué evolución está teniendo dicha empresa, etc.

Las publicaciones científicas normalmente dan publicidad a una investigación cuando los resultados llevan ya un tiempo patentado. Además, resulta complicado encontrar lo que se busca en el conjunto de publicaciones existentes, más aún en el caso de otro tipo de documentos de divulgación.

Bases de datos de patentes

Como he dicho antes, casi todas las Oficinas de Patentes tienen su base de datos accesible desde Internet, así como también la Oficina Europea de Patentes (EPO) y la OMPI (ó WIPO).

A continuación os dejo unos cuantos enlaces a algunas de estas bases de datos, para que podáis ir echando un ojo:

INVENES, de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

ESPACENET, de la Oficina Europea de Patentes (EPO).

LATIPAT, base de datos de la EPO especializada en américa latina y españa.

PATENTSCOPEbase de datos de la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO)

DEPATISNET, de la Oficina Alemana de Patentes

uspto.gov, herramienta de búsqueda de la Oficina Americana

www.google.com/patents, la base de datos de patentes de Google.

El próximo post será sobre cómo buscar en estas bases de datos para hacer una búsqueda con unas mínimas garantías.

Un saludo!

Enrique Hernansáez

Anuncios